martes, 24 de mayo de 2016

David Mora volvió a lo grande

Por Fernando Farfán

Décimo novena del abono madrileño. La vida da revanchas y hoy David Mora se la cobró. Hace dos años en esta misma plaza un toro estuvo a punto de quitarle la vida y
Derechazo encajado
sino apartarlo para siempre de los ruedos, pero el destino le tenía reservado otro toro. Esta vez a “Malagueño” premio a su perseverancia. El “Alcurrucén” que saltó al ruedo Venteño en segundo orden fue extraordinario. Sin duda el toro soñado para cualquier torero. Solo hizo un extraño en su primer contacto con el capote y de ahí en adelante se desplazó con clase, nobleza y siempre humillado. La pelea en el caballo fue discreta. Se destaca aquí también la humillación y la alegre arrancada en su segunda entrada. El toro también fue alegre en banderillas y en la muleta fue fijo, pronto, codicioso y con esa tranco de más propio de su encaste. David Mora se lo brindó al médico de la plaza y empezó su faena citando en los medios. El toro no se le arrancó y acortó distancias. Así cerrado en tablas se lo intentó pasar por la espalda y fue atropellado levantándolo de mala manera. Se temió lo peor, pero solo fue un susto. Ya repuesto y vuelto a la cara del toro empezó a gustarse y bordar el toreo como siempre lo soñó. Muletazos largos y templados con la figura encajada y corriendo la mano. Las tandas son de ensueño por uno y otro lado, pero sin exigir del toro que fue llevado siempre a su aire. Al toro había que matarlo y fue lo que hizo David Mora de gran forma. Estocada en todo lo alto, efectiva y de buena ejecución. El juez no dudó en dejar caer los dos pañuelos blancos premio al torero y el pañuelo azul premio a la bravura del toro.

Alcurrucén echó esta vez una buena corrida a diferencia de su presentación anterior. Aparte del toro de David Mora hubo otros dos de juego interesante. El primero de Diego Urdiales y el segundo de Andrés Roca Rey.

El riojano estuvo frío sin poderle al que abrió plaza. Toro encastado y exigente que pedía todo por abajo y que nunca rompió. Su segundo no tuvo historia. El que hizo cuarto fue un manso de libro. 

Andrés Roca Rey cumplió su tercera presentación en la feria. Como cada tarde el peruano salió a por todas. Al primero de David Mora le hizo el quite por Saltilleras y con sus dos toros estuvo firme y solvente. Algo atropellado y encimista con el primero, pero jugándose el tipo en todo momento. A este lo mató como si las orejas estuvieran en juego. Se volcó sobre el morrillo sin importarle los derrotes que pegaba el toro. 

El que cerraba la tarde fue otro buen toro, pero de salida hizo un extraño donde evidentemente se dañó condicionando su comportamiento posterior. Encastado y con complicaciones al que Roca Rey le plantó cara estando siempre por encima de las condiciones de su enemigo. Otra vez estuvo fino con la espada dejando una entera arriba de gran ejecución 

Madrid es una plaza exigente, pero también sabe ser intransigente. Hoy pitaron la labor del peruano sin razón alguna. Sería bueno recordar que a los toreros se les mide en función a las condiciones de los toros que tienen al frente.

Foto: Manolo Briones

sábado, 21 de mayo de 2016

Claveles rojos para el torero y rosas blancas para su alma

Por Fernando Farfán

Ayer viernes 20 de mayo se le dio el último adiós a Renatto Motta, Motita para sus amigos, quien el pasado martes encontró trajicamente la muerte tras sufrir una cornada
en la plaza de toros de Malco en Ayacucho y no encontrar atención médica.

El cortejo fúnebre llegó al medio día a la Plaza de Toros de Acho donde se ofreció una misa de cuerpo presente en la capilla de la plaza. Familiares, amigos, conocidos y numerosos aficionados se hicieron presente, muchos incluso sin haberlo conocido en vida como la aficionada Rocío Valle quien se acercó con claveles y rosas y se las ofreció con las palabras que sirven de título a esta entrada. También se leyó la emotiva carta que la aficionada española Ana Pedrero le escribió y que circula por las redes.

Acho es la plaza de los sueños para cualquier chico que quiere ser torero en el Perú. Aquí Renatto empezó el suyo desde muy pequeño al lado de sus maestros, pero el destino le quitó la posibilidad de verlos cumplir, pero lo que no le pudo quitar es la gloria que acompaña a uno que se viste de luces. Renatto hizo ayer el paseíllo en su plaza y dio una vuelta al ruedo. “Quisiste ser torero y te despides como torero… adiós amado hijo” fueron las palabras que pronunció su padre en el emotivo homenaje. Terminado este los restos del joven torero fueron llevados hasta la que será su última morada.

Se nos fue Renatto y con él sus sueños, los mismos que comparten hoy otros muchos chicos como él. Que su muerte no sea en vano y que ningún otro los vea truncar por la desidia y la irresponsabilidad; y que no haya mas una plaza de toros en el Perú que no cuente con una enfermería.

¡Hasta siempre Renatto Motta!

viernes, 13 de mayo de 2016

Magia de Talavante y valor estoico de Roca Rey

Por Fernando Farfán

Octava del abono madrileño. En tarde de no hay billetes y con la presencia del Rey
Emérito, Madrid se rinde a los pies de Andrés Roca Rey. Floja corrida de Núñez del
Soberbio natural de Talavante
Cuvillo
remendada con dos toros del Conde de Mayalde que hicieron cuarto y sexto. El peruano confirmó alternativa de manos de Sebastián Castella teniendo como testigo a Alejandro Talavante. Corrida bien presentada, pero de comportamiento desigual. Manso y deslucido el primero; flojo venido a menos el segundo; justo de casta y de fuerzas el tercero, descastado y deslucido el cuarto; geniudo con complicaciones el quinto; y desclasado con movilidad el sexto.

Sebastián Castella (Azul rey y oro): Entera y silencio. Cuatro pinchazos, entera tendida y silencio.

Alejandro Talavante (Grana y oro): Dos pinchazos, media estocada y silencio. Estoconazo y oreja.

Andrés Roca Rey (Verde hoja y oro): Entera desprendida y ovación. Estoconazo y dos orejas.

Tarde de confirmación y de consagración en Madrid. Andrés Roca Rey confirmó alternativa y se consagró como la figura que es. El peruano tuvo una de cal y otra de arena.

En su primero abusó del toreo accesorio y se olvidó de torear. De salida el toro echó las manos por delante y fue picado al relance. Quitó Castella por Chicuelinas y replicó Roca Rey capote en la espalda. El toro de la ceremonia se lo brinda al Rey Emérito y el inicio de faena es por cambiados por la espalda. La primera tanda por la derecha es sin acoplarse. El toro le toca el engaño, protesta y no transmite. 

En su segundo puso la plaza a sus pies en una faena de mucho valor y exposición. El del Conde de Mayalde aprieta de salida y no permite el lucimiento. El quite es por Gaoneras. A por todas con el que cerraba la tarde que lo brinda al público. Susto en la primera tanda al pasarse el toro por la espalda. El toro tiene movilidad, pero embiste sin clase con la cara a media atura y sin humillar. Por la izquierda lleva peligro. El peruano puso lo que no tenía el toro inventándose una faena emotiva donde expuso muchísimo con Arrucinas y pases cambiados como parte del repertorio, pero también toreando. Faena de parar y mandar que caló en los tendidos. A este había que matarlo y así lo hizo, con el corazón en la mano, la espada clavada en todo lo alto y el pitón izquierdo rozándole la femoral.

Sebastián Castella no tuvo posibilidades con su lote.

Su primero sale suelto y no se fija en el capote. Quita Talavante a la Verónica y remata con una Media de mano baja gustándose.
Inicio de faena por Estatuarios que remata por bajo. El toro al inicio tuvo calidad, fue de largo y con la cara abajo. Por el izquierdo embiste rebrincado y sin clase. Duró muy poco el de Cuvillo y no tomó vuelo la faena.

Su segundo tuvo pies de salida. El toro fue pronto pero embiste sin celo y no remata el muletazo. Lo intento el francés por ambos lados, pero sin transmitir. Con la espada fatal. Cinco pinchazos y una entera tendida.

Alejandro Talavante tuvo una presentación soberbia de auténtico mandón del escalafón.

Su primero de preciosas hechuras, pero en el límite de la casta no le permitió expresarse. De salida se revuelve rápido y dobla las manos haciendo gala de poca fuerza. Con la muleta inicia con la izquierda donde el toro muestra calidad. Cita dando el pancho y los naturales son con sutileza. Por la derecha el toro pierde las manos y no hay continuidad.

Su segundo, jabonero sucio de capa, es frio de salida y sale suelto. Quita Roca Rey que con el tiempo entenderá que todos los toros no son de quite. El Toro sale con la cara alta pega derrotes y protesta desde el embroque. Por el izquierdo es mirón, pero si un pase tenía era por este lado. Faena de valor y de mucho mérito a un toro imposible que en otras manos era de machetear y despachar, pero Talavante que tiene magia en las muñecas sacó pases donde no los había. Madrid supo aquilatar la labor del torero y replicó con sentidos olés.