sábado, 27 de agosto de 2016

José Garrido salva la tarde en Bilbao y abre la puerta grande

Por Fernando Farfán

27 de agosto de 2016. Octava de las Corridas Generales de Bilbao. Fueron seis los que ya habían saltado al ruedo de Bilbao y el petardo estaba cantado. Esta vez fueron los de
Ricardo Gallardo, bien 
presentados y serios por delante, pero vacíos por dentro, descastados y mansos hasta decir basta. El sexto fue devuelto por débil y salió un séptimo con el mismo hierro. No era fácil porque la tarde estaba cuesta arriba y el público en contra, pero eso no le importó a José Garrido que volvió a mostrar sus credenciales de torero bueno. El sexto (bis) fue regular, pero también agradecido y no se aburrió. Garrido lo dominó y corrigió defectos a base de templarlo y llevarlo sin brusquedad. Con la izquierda mejor no pudo estar. Echó los vuelos y bordó el toreo. Clasicismo, mando y buen gusto. Bilbao se volcó a favor del torero y puesto de rodillas al final de faena calentó los tendidos. La mesa estaba servida y la puerta grande entreabierta del día anterior. Con todo esto, mas una estocada en todo lo alto, Matías dejó caer los dos pañuelos. Se hizo justicia a un torero que lo puso todo y que tiene argumentos para encumbrarse en lo más alto. Con su primero las ganas no bastaron. El de Fuente Ymbro fue protestón y no tuvo transmisión. Se puso entre los pitones al final y lo despachó de un pinchazo hondo y un golpe de descabello. Sebastián Castella estuvo por encima del primero, al que le dio tiempo y le dejó la muleta en la cara sin que el manso quiera nada. El cuarto se rajó y fue imposible. El primero de Miguel Ángel Perera no tuvo mala condición. De salida colocó bien la cara y lo lanceó por delantales en los medios. No perdonó Garrido el quite y las chicuelinas fueron garbosas. En el último tercio le bajó la mano, pero la poca poca fuerza hizo que se venga abajo. No duró nada y lo pasaportó de una entera. Con el quinto no tuvo tela. Otro que protesta los muletazos. Digno el torero que mató enterrando casi por completo el acero.
Foto: Arjona