miércoles, 24 de mayo de 2017

Una oreja para Talavante y palmas para Núñez del Cuvillo

Por: Fernando Farfán

24 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Decimocuarta corrida de feria. Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey colgaron el cartel de no hay billetes. Los acompañaba el francés Juan Bautista. La corrida ha sido la más completa de lo que va del presente San Isidro. Seis toros desiguales de Núñez del Cuvillo, pero con la seriedad que una plaza de primera exige, y un púbico a la contra. Dentro de lo que es una ganadería comercial la que envió hoy Álvaro Núñez a Madrid ha sido una corrida dura. Hoy sus toros cumplieron en el caballo y tuvieron las complicaciones propias de la casta. Un calla bocas a los detractores del encaste Domecq.

Toro bravo y exigente fue el segundo. Un jabonero de bonita lámina que embestió con brios y nunca se entregó. Toro que no era fácil de someter, ni templar sus encastadas embestidas. El cuvillo se comía la muleta y pedía papeles, pero tuvo al frente un torero en todo el sentido de la palabra. Alejandro Talavante lo templó y lo llevó tan largo como pedía el toro. Firmeza absoluta del extremeño y valor al servicio del toreo que estuvo siempre en el sitio. El púbico frío no sopesó las condiciones del toro, ni aquilató la labor del torero que pinchó una faena de oreja que igual pudo ser concedida. La estocada al segundo intento quedó arriba. Toro encastado también fue el quinto. Sin probaturas Talavante lo empezó a torear por el izquierdo. Inicio accidentado sin acople. Otro toro con complicaciones que hizo por el torero empitonándolo de la rodilla. Hay herida sangrante, pero afloró la casta torera para volver a la cara del toro y continuar toreando por naturales con la figura encajada. Hay emoción gracias a un toro que lleva peligro y a un torero que le puede. Esta es la verdad del toreo, a la que Madrid hoy se rindió, y de estar a la contra se puso a favor. Estocada desprendida al encuentro para ver caer el pañuelo blanco. Segunda oreja de peso que corta Talavante en la feria.

Andrés Roca Rey no reeditó su triunfo en Sevilla. Su primer toro hizo cosas de bravo en el primer tercio encelándose bajo el peto y empujando con la cara abajo, pero desarrolló genio en la muleta y fue a menos. El inicio de muleta fue auspicioso por estatuarios rematados con un recorte muy torero. La primera tanda fue templada bajando mucho la mano. El toro después de ser probado por el izquierdo se descompuso llevándose las ilusiones, peor aún que la espada se fue a los bajos. Roca Rey salió a matar al sexto dispuesto a todo. El toro empujó en varas y la réplica al quite de Juan Bautista fue temeraria. Ni sus acostumbradas saltilleras cambiándole el viaje al toro, ni las gaoneras fueron lucidas por lo ajustadas que resultaron. El toreo debe emocionar y no causar pavor. Lo mismo se vivió en el inicio de faena doce casi es atropellado en el cambiado por la espalda. Toro que pudo ser de triunfo, pero se dañó de los cuartos traseros. No hubo más.

Los otros dos toros que quedan por reseñar fueron los de menos transmisión. El primero un manso que fue a más. Dormido en los primeros compases, pero despertó en la muleta. Y el cuarto tuvo clase, pero poca fuerza. Juan Bautista estuvo correcto con ambos. Al primero lo metió en el canasto a base de temple y llevarlo con suavidad. Faena inteligente y prolija con buenos pasajes a un toro sin clase, cuyas mayores virtudes fueron la fijeza y la repetición. Con el cuarto tuvo al púbico en contra. Madrid no le iba perdonar nada a Cuvillo. Fue el único que dobló las manos y no pararon de abuchear la faena. Una falta de respeto a un torero que le buscó las teclas al toro y no dejó de intentarlo. Con el capote estuvo variado. Quite por Crinolinas y otro qite vistoso en la réplica a Talavante.

Foto: Plaza de Toros de Las Ventas

martes, 23 de mayo de 2017

Tarde sin toros en Madrid

Por: Fernando Farfán

23 de mayo de 2017. Decimotercera corrida de feria. Plaza de Toros de Madrid. Un desfile de mansos e invadidos fue la corrida de Valdefresno. Los últimos dos se anunciaron con el hierro de Hnos. Fraile Mazas. Fueron ocho toros en total los que saltaron al ruedo venteño por devolución del inválido primero y del cuarto de Adelaida Rodríguez por haber corrido turno Daniel Luque. El cuarto (bis) con del hierro de Carriquiri en la misma sintonía. Poco trabajo tuvieron los del castoreño con toros que hubo que cuidar mucho, todos  débiles de manos, de embestida defensiva y descompuesta.

Tarde sin toros donde destacó Jiménez Fortes por su firmeza, aplomo y reposo. Una nueva versión del malagueño que apetece verlo justo con lo que no hubo hoy. Lo mejor de la tarde fue la primera tanda que le dio al segundo en los medios. Se puso de rodillas y toreó. Citó así con el cartucho de pescado para recetar luego cuatro naturales encajado y con mucho temple. No hubo más, ni con este, ni con el que hizo quinto.

Daniel Luque tampoco tuvo opciones con ninguno de los cuatro toros que tuvo al frente. Fuera de los dos devueltos el primero (bis) acusó debilidad y con el defecto de venir vencido por el derecho. El cuarto (bis) cantó su mansedumbre de salida. Fue rehacio a los engaños y no quiso pelea en el caballo, aunque en la muleta fue otro toro. Mostró fijeza y tuvo transmisión, pero sin descolgar y pegando un derrote final. Se apagó pronto.

El tercero de la terna fue Juan Leal. Hizo alarde de valor, arriesgó y se jugó el tipo con el manso tercero. Toro que embiste descompuesto y se cuela por ambos lados. Muchas disposición, pero pecó de encimista. El sexto cogido con alfileres no se empleó. Nula trasmision del astado y otra vez el arrimón innecesario.

Foto: Luis Sánchez Olmedo

lunes, 22 de mayo de 2017

Jesús Colombo quiere ser

Por: Fernando Farfán

22 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Duodécima corrida de feria. Primera novillada del serial. Seis utreros de El Montecillo serios y bien presentados para Jesús Colombo, Pablo Aguado y Rafael Serna. Estos dos últimos dejaron dudas y aún no se vislumbra la alternativa. Todo lo contrario al venezolano Colombo quien se mostró solvente y con toda la actitud de uno que quiere ser. Estuvo como se dice "en novillero". Los de El Montecillo mansearon y sólo hubo dos con posibilidades. Cuarto y quinto para Colombo y Aguado respectivamente.

Ya en su primero el venezolano dejó clara sus intenciones e hizo gala de facultades con los garapullos y en ese cuarto dejó un gran segundo par. El novillo fue encastado y desde que salió tuvo un comportamiento diferente al de sus hermanos. Colombo lo lanceó con gusto, pero no hubo acople en el último tercio. Se mostró firme, pero los constantes enganchones hicieron que no coja vuelo la faena. El correr del tiempo le dará la serenidad que hoy le faltó. Para matar literalmente se volcó sobre el morrillo clavando arriba. Actuación de oreja que el juez no consideró desestimando la petición mayoritaria del público. Para rescatar de su primero, que fue un manso distraído, sólo unos buenos naturales.

Pablo Aguado fue el que más dudas dejó. Poco oficio con su primero de embestida irregular, mirón, sin humillar y distraído al salir del engaño. Con su segundo por debajo de las condiciones del novillo que fue bravo y con un buen pitón derecho que no aprovechó en lo absoluto.

Rafel Serna más rodado, pero muy frío dejó dudas también. Su primero de nula transmisión buscó rajarse desde la primera tanda. Aquí los muletazos fueron de buen trazo dejándole la muleta en la cara para poder ligar. Con el último que se quedaba corto y buscaba el cuerpo no supo que hacer.

Foto: Plaza de Toros Las Ventas

domingo, 21 de mayo de 2017

Antonio Ferrera nos libra del bostezo

Por: Fernando Farfán

21 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Undécima corrida de feria. Anodina, insustancial, mediocre, aburrida, apagada, gris, infortunada y monótona son adjetivos que bien califican la corrida de Las Ramblas. Si Talavante nos libró de la desesperanza la tarde del viernes hoy Antonio Ferrera nos libró del bostezo. Fue en el quinto toro donde Ferrera volvió a mostrar el gran nivel en el que se encuentra. Pozo, despaciosidad, naturalidad y buen gusto. ¡Qué bonito es el toreo bien hecho! Faena inteligente a un medio toro que embistió con la cara alta y sin mayor celo llevándolo siempre a su aire y a su altura. Oreja de peso cortada despues de dejar una entera. Los otros cinco no permitieron lucimiento ni a Juan José Padilla ni a Manuel Escribano por ser inválidos como el primero; sosos, sin transmisión y descastados como el segundo; mansos como el tercero y cuarto; y venidos a menos como el sexto, aunque este último con otra lidia pudo ser de premio.

La feria sigue sin levantar cabeza. En el aspecto ganadero muy pobre lo visto hasta hoy. Veremos que pasa en los festejos siguientes.

viernes, 19 de mayo de 2017

Talavante exalta el toreo y vuelve luz la oscuridad

Por: Fernando Farfán

19 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Novena corrida de feria. Primera tarde de no hay billetes del ciclo isidril. Hasta el quinto toro todo era desánimo con aficionados incluso abandonando el coso venteño hastiados por el descastamiento e invalidez de los toros del Puerto de San Lorenzo. Corrida infumable del hierro salmantino. Primero y quinto vieron caer el pañuelo verde. Este último de escaso trapío.

Es ahi cuando se erige la figura salvadora de Alejandro Talavante para volver luz la oscuridad y poner la plaza boca abajo. El quinto (bis) con el hierro de Torrealta también fue devuelto, pero agurdaba en los chiqueros un toro del Conde de Mayalde, tan serio como feo y basto de hechuras, con el que Talavante hizo el toreo como sólo los elegidos pueden hacerlo. Se olvidó del cuerpo para torear con el alma. El del Conde de Mayalde fue agradecido al buen trato que recibió. Toro con fondo que Talavante exprimió toreando con naturalidad, buen gusto, sentimiento, temple y mando. Cada pase fue una exaltación al buen torear. Faena corta, pero intensa de las que calan y se quedan grabadas en la retina. Estocadón y oreja de peso. Con el segundo de la tarde pasó sin pena no gloria.

Sebastián Castella tuvo también que esperar a que salga un sobrero para estar a gusto. El primero sin fuerza alguna fue devuelto y salió uno de Buenavista. Fue bueno el de reemplazo y buena la primera tanda muy ligada. Toro con recorrido. Le costó humillar, pero embistió con celo por ambos pitones. Firmeza del francés que no tuvo premio por lo trasera y desprendida de la espada teniendo que recurrir al descabello. El cuarto manseó de salida y rehuyó los engaños. Sin transmisión en la muleta, suelta la cara al final y amaga rajarse. Aunque lo intentó Castella todo fue en vano.

Javier Jiménez fue herido en el sexto y tuvo que pasar a la enfermería. Castella dio cuenta del toro. Hasta el percance el viento no lo dejó estar y con el inválido tercero nada que rescatar.

Foto: Manolo Briones

jueves, 18 de mayo de 2017

Púbico burriciego

Por: Fernando Farfán

18 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Octava corrida de feria. La tarde ya estaba cuesta arriba desde que el encierro de Parladé tuvo que ser remendado con un toro de El Montecillo. La tónica no cambió por lo mal presentada de la corrida. Dos toros fueron pitados de salida siendo devuelto el segundo. El sobrero fue también de El Montecillo y aunque ambos bien presentados fueron lo peor de la corrida.

Uno de ellos, el que salió en quinto lugar fue para Iván Fandiño y la reaccion del púbico fue inconcebible. El toro siempre venía cruzado y arrollaba. En el caballo la cara alta y en banderillas imposible. Un marrajo que daba señales de burriciego con el que no cabía otra que ir por la espada. Así lo hizo Fandiño y fue pitado por un público que no fue capaz de ver las condiciones del toro para después poder juzgar la labor del torero.

Fue el mismo púbico que pidió la oreja del buen sexto, aunque sin trapío, para David Mora cuando no la merecía. El de Parladé tuvo recorrido y clase, pero el torero que lo sorteó no fue capaz de conducir, ni templar sus bravas embestidas. Cambió de mano y no hubo nada más. Decidió abreviar y mató eso sí de una buena estocada. Esta vez el juez atendió la petición concediendo una oreja que será recordada por obsequiosa. El otro toro rescatable de la corrida también cayó en manos de David Mora. Un toro chico para Madrid, pero que se movió y colocó bien la cara. Faena destemplada, aunque cabe aquí la excusa del viento que no paró de soplar.

El primero de Fandiño fue el devuelto y corrió turno el de Orduña. El toro que es soso y no transmite, embiste rebrincado y sin clase. Tira líneas Fandiño por el derecho sin forzar la embestida. Por el izquierdo fue mejor, pero no alcanzó.

A Curro Díaz hoy no le embistió ninguno. El primero es incierto, probón, protesta y sin movilidad. Nula casta del de Parladé, y el cuarto, que remendó la corrida, fue otro toro descastado además de protestón y distraido.
Mención aparte para Angel Otero que en el sexto puso dos soberbios pares de banderillas sacando los palos desde abajo y clavando en la cara.
Foto: Javier Arroyo

domingo, 7 de mayo de 2017

Miura no defrauda y Pepe Moral abre la puerta grande

Por: Fernando Farfán

07 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Sevilla. Decimotercera y última corrida de abono. Después de 175 años sigue viva la leyenda. Tres buenos toros echó la legendaria ganadería sevillana en la corrida que cerraba la feria. El cuarto un cardeno precioso muy en el tipo de la casa. Listo y despierto que sabía lo que dejaba atrás y al que había que poderle. Quinto y sexto nobles con clase con mucho que torear. Ambos para ser desorejados. La terna sevillana conformada por Antonio Nazaré, Pepe Moral y Esaú Fernández tan dispuesta como inexperta pagó tributo a esto último.

Con todo eso Pepe Moral, torero de muy buen concepto, le cortó sendas orejas a los toros que sorteó. Se demoró en encontrarle el sitio al segundo. Un toro medio que había que perderle pasos. Cuando lo hizo consiguió buenos muletazos. Buena estocada. Con el quinto, el mejor de la corrida, un toro para bordarlo, noble y con la embestida templada se gustó. Tomó confianza y cuando se olvidó que lo que tenía al frente era un Miura lo toreó bien por ambos lados. Mejor por el izquierdo donde dibujó tres naturales inmensos. La Maestranza lo quiso sacar por la del príncipe, pero la espada se fue a los bajos y la jueza hizo bien en no conceder las dos orejas.

Antonio Nazaré tuvo dos. El primero no sirvió. Un invadido vacío de todo y el cuarto que fue el más Miura de todos al que había que poderle. Toro con peligro Peleó en varas donde se arrancó de lejos. En la muleta tomaba dos y al tercero iba por el torero. Mejor cuando se le sacó los pases de uno en uno.

Esaú Fernández fue el que menos puesto estuvo. Con su primero se llevó una fuerte golpiza cuando lo fue a recibir a porta gayola. Tuvo suerte al no llevarse una cornada. Pasó a la enfermería y salió para el tercio de muleta. Nada que contar porque el toro se dañó una mano. Con el buen sexto que cerraba la feria acusó falta de oficio y la faena no cogió vuelo.
Foto: Plaza de Toros de Sevilla

viernes, 5 de mayo de 2017

Roca Rey araña la Puerta del Príncipe en una buena corrida de Victoriano del Río

Por: Fernando Farfán

05 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Sevilla. Duodécima corrida de abono. Andrés Roca Rey araña la Puerta del Príncipe cortándole dos orejas al tercero de la tarde y lléndose de vacío con el sexto. Gran faena de Sebastián Castella al extraordinario cuarto que no tuvo premio por fallar con el acero y Manzanares firme y entregado no tuvo suerte con su lote. Buena corrida de Victoriano del Río con un toro extraordinario al que se le dio la vuelta al ruedo premio a su bravura. Tarde de viento que terminó en aguacero y como cada vez que se anuncia el peruano se colgó el cartel de no hay billetes.

Roca Rey ya no es una promesa es una realidad. No sólo ha puesto en jaque a todo el escalafón, sino que además le viene marcando la pauta a los que vienen detrás y hoy dio otra dimensión de su toreo. El valor de siempre para pisar terrenos comprometidos y la cabeza fria para decidir en la cara del toro, pero por sobre todo hoy hizo gala de toreo fundamental. Al tercero (bis), que salió con el hierro de Toros de Cortés después que el titular fuera devuelto por débil, lo llevó largo y templado bajándole mucho la mano. Mandó en las embestidas del toro. Muleta poderosa para domeñar al encastado, pero con atisbos de manso que tuvo al frente. La tercera tanda fue magnífica corriendo bien la mano. Toreo profundo y despacioso por ambos pitones rematando las series con los de pecho de auténtico valor. No falló con el acero y el estocadón fue al encuentro. Distraído y dormido fue el sexto al que Roca Rey le plantó cara y supo meter en la muleta. Embestidas defensivas del manso que se queda corto y rebaña. Atacó Roca Rey y le pudo. Manoletinas finales en una faena que se quedó sin premio porque la espada esta vez no fue su aliada.

Sebastián Castella sorteó al que hasta ahora es el toro de la feria. El cuarto se arrancó de largo al caballo, tuvo buen tranco y recorrido. Fue fijo, pronto, repetidor, humilló y fue a más. "Derramado" de nombre, colorado de capa, bravo y enclasado con el que el francés estuvo a gusto y desplegó su mejor tauromaquia. El inicio de faena por bajos y ganando terreno fue de lujo. Ni el toro se cansó de embestir ni Castella de torear que siempre llevó largo al de Victoriano. Muletazos templados y los cambio de mano y las trincheras de antología. Poca muerte tuvo la espada que cayó trasera y repetidos fallos en el  descabello convirtieron las dos orejas de ley en una vuelta al ruedo. El primero tuvo una embestida brusca y sin recorrido. Un toro con genio y sin entrega venido a menos con el que Castella se justificó y dejó clara sus intenciones cuando de salida se fue a la puerta de chiqueros a recibirlo.

José María Manzanares no tuvo suerte con su lote aun así se mostró firme y dispuesto con los dos mansos en distinto grado que le tocaron. Su primeto tuvo genio y transmisión. Manzanares lo consintió, le dio tiempo y distancia. El toro parecía que iba a más, pero depues de una tanda de naturales se rajó. Su segundo nunca quiso pelea. Se escupió en el caballo y en la muleta se defendió. Nada de eso fue óbice para que el alicantino porfiara y algún buen muletazo consiguiera.
Foto: Plaza de Toros de Sevilla

miércoles, 3 de mayo de 2017

Buena corrida de Jandilla se fue con las orejas puestas

Por: Fernado Farfán

03 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Sevilla. Décima corrida de abono. Cartel de toreros banderilleros. Juan José Padilla, David Fandila "El Fandi" y Manuel Escribano. La materia prima seis toros de Jandilla y Vegahermosa. Bien presentados, serios y de buenas hechuras. Corrida con matices con tres toros de triunfo. Primero, cuarto y quinto. Dos tuvo Padilla y uno "El Fandi". La corrida tuvo clase y en otras manos era de triunfo. Los que estuvieron hoy cada uno en su estilo y acorde a sus posibilidades. Toreros honestos, pero que cuando sale el toro bueno evidencian sus limitaciones.

Juan José Padilla estuvo correcto con el primero. Un toro con clase que se vino arriba en banderillas. El de Jandilla con la casta justa y ese punto de mansedumbre que le permitía abrirse en la muleta. Padilla lo metió en el engaño por doblones. Fue bueno el inicio, pero no hubo más. Al buen cuarto lo recibió a porta gayola. Lo que siguió fueron tres largas cambiadas de rodillas y un remate en los medios que calentaron los tendidos. La clase del toro propició un duelo de quites. "El Fandi" por zapopinas y Padilla por faroles. El toro galopó y embistió con ritmo. Padilla en lo suyo no hizo romper la faena. La estocada fue buenay el púbico pidió la oreja a lo que la jueza hizo caso omiso.

David Fandila "El Fandi" estuvo como siempre variado con el capote y espectacular en banderillas, que esta tarde compartió el tercio con sus compañeros de terna. Su primero mostró movilidad. Fue fijo y repetidor, pero sin clase. Transmitió muy poco. Su segundo fue bravo y encastado. A este lo toreó bien de capa. El toro tuvo clase y un temple innato. No necesitó mucho castigo. En la larga distancia el toro arrolla. Así lo citó Fandila de rodillas en el inicio de faena y se llevó un puntazo profundo. El toro es bravo y codicioso. "El Fandi" por momentos lo toreó bien mandando en la embestida. La espada desprendida fue motivo para que la jueza no le diera la oreja que el público pidió mayoritariamente.

Manuel Escribano tuvo lo peor del lote y ambos fueron recibidos a porta gayola. Su primero se quedaba corto y no tuvo recorrido. Escribano lo encimó y lo terminó por ahogar. La fijeza y clase del sexto auguraba buenas cosas.El toro bumilla y va metido en el engaño, lástima que se paró muy pronto. Fue bueno mientras duró. Abrevió Escribano.
Foto: Plaza de Toros de Sevilla

martes, 2 de mayo de 2017

Floja corrida de García Jiménez en Sevilla

Por: Fenando Farfán

02 de mayo en 2017. Plaza de Toros de Sevilla. Novena corrida de abono. Dos figuras y un torero emergente anunciaba el cartel de la novena del abono maestrante. Tercera tarde de Morante de la Puebla en la feria y todavía no le sale el toro que necesita para poder expresar todo su sentir. Estuvo muy bien Miguel Ángel Perera  y Javier Jiménez, el rubio de Espartinas, justificó largamentesu presencia. Se lidiaron cinco toros con el hierro de Hernanos García Jiménez y uno de Peña de Francia. Todos de correcta presentación y sin darle mayores opciones a los coletas por su escasa casta, fuerzas justas y pocas ganas de embetir.

Morante de la Puebla anduvo como en lo que va de la feria muy dispuesto. Con el primero hizo soñar a los aficionados meciendo el capote como él sabe hacerlo. Sólo fue un espejismo porque el de Hermanos García Jiménez, aparte de no estar sobrado de fuerzas, acusó defectos. No se confió Morante con un toro tardo que no tuvo fijeza y que venía vencido. Eso sí, lo mató de gran forma. Su segundo manso en el caballo y débil de manos sólo él lo supo ver. Morante lo metió en la muleta tirando de técnica y en unas series cortas destapó el tarro de las esencias. Se gustó Morante por momentos corriendo bien la mano sacándole partido a un toro que no valía nada. Hubo dos naturales para enmarcar. Faena de premio que perdió por la espada.

El segundo de la tarde sorteado por Miguel Ángel Perera salió con el otro hierro de la casa y no fue mejor que los otros cinco. De salida ya marcó su querencia a la puerta chiqueros. El manso nunca quiso pelea. Salió siempre contario de los engaños y embistió sin ningún celo. Como se hace con los toros de esta condición fue pasaportado en la suerte contraria. Mucho mejor fue el que hizo quinto. Templadas fueron las verónicas de recibo y lucido el quite por gaoneras. El toro quedó crudo en el caballo, se movió en la muleta y soportó una faena larga. Perera le adelantó la muleta y lo llevó largo rematando las series con pases de pecho de pitón a rabo berriendo los lomos. Perera atacó al final con su toreo de cercanías. Faena templada y de dominio absoluto. Un bajonazo lo privó también de premio.

Javier Jiménez pese a su juventud anda muy puesto y con las ideas claras. Estuvo inteligente en la faena a su primero haciendo todo a favor del toro sin exigirle. Nula humillación y poca clase del tercero. Jiménez muy por encima de las condiciones de su oponente. El cierra plaza tuvo una embestida desigual. Protesta y suelta la cara. Aquí no tuvo opciones, pero dejó claro que es un torero que merece más oportunidades.
Foto: Arjona

lunes, 1 de mayo de 2017

Francisco Rivera desaprovecha un lote de triunfo en su despedida de Sevilla

Por: Fernando Farfán

01 de junio de 2017. Plaza de Toros de Sevilla. Octava corrida de abono. Tarde en la que se despedía de Sevilla el toreo de dinastía Francisco Rivera Ordóñez acompañado de Julián López "El Juli" y de su hermano Cayetano. Saltaron al ruedo maestrante seis toros de Daniel Ruiz desiguales de presentación y de juego dispar. Pudo ser la despedida soñada de Francisco Rivera con un lote para abrir la puerta del príncipe, pero que desaprovechó. No corrió la misma suerte "El Juli" a quien le tocó lo peor de lote y Cayetano aprovechó las pocas posibilidades que le ofreció el que cerró el festejo.

Francisco Rivera se fue a porta gayola con el primero. Justo de fuerzas el toro se le dio un castigo medido en el caballo. Francisco Rivera se hace cargo del tercio de banderillas que cumple satisfactoriamente. Tiene movilidad el de Daniel Ruiz, pero no hay acople. Poco que rescatar de una faena donde el toro estuvo por encima. Su segundo fue un toro encastado, noble y repetidor. Toro de triunfo que se fue sin ser toreado. Faena insulsa con muletazos que no dicen nada rematada con un estocada que quedó desprendida. La oreja concedida fue un premio demasiado generoso a lo que aconteció en el ruedo. Bien el juez que no concedió la segunda que el púbico pidió inexplicablemente.

"El Juli" se lució con el capote en su recibo al primero a la verónica y en el quite por chicuelinas. En la muleta mandó Julián desde los primeros compases. El toro hizo amagos de rajarse. Templó por el derecho "El Juli" y se la dejó en la cara para ligar. El Toro dobló después de un pinchazo y un golpe de descabello fallido. Con su segundo tampoco tuvo opciones. El toro pega gañafones que intenta corregir sin éxito "El Juli" conduciendo la embestida sin que el burel le toque el engaño. Deja una entera trasera al segundo intento.

Cayetano Rivera se fue también a porta gayola con el primero de su lote. Tuvo suerte. El toro le vino cruzado y casi es arrollado. Lo llevó al caballo en un vistoso galleo por chicuelinas. El toro débil de manos le costaba mantenerse en pie. El juez cambió el tercio ante la broca del público. Cayetano cuidó al inválido llevando la muleta a medía al altura para luego despacharlo de un bajonazo. Su segundo se defiende en el caballo haciendo sonar el estribo. Se embraguetó Cayetano en un quite por gaoneras. Iván García se luce en un gran par de banderillas. Emotivo es el brindis a su hermano, como emotivo es el inicio de faena puesto hinojos. Ya de pie liga en redondo la primera tanda templando los muletazos. Estuvo a gusto Cayetano toreando despacio hasta que se rajó el manso. Pegado a tablas deja una entera trasera, pero efectiva. Oreja.
Foto: Plaza de Toros de Sevilla