miércoles, 3 de mayo de 2017

Buena corrida de Jandilla se fue con las orejas puestas

Por: Fernado Farfán

03 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Sevilla. Décima corrida de abono. Cartel de toreros banderilleros. Juan José Padilla, David Fandila "El Fandi" y Manuel Escribano. La materia prima seis toros de Jandilla y Vegahermosa. Bien presentados, serios y de buenas hechuras. Corrida con matices con tres toros de triunfo. Primero, cuarto y quinto. Dos tuvo Padilla y uno "El Fandi". La corrida tuvo clase y en otras manos era de triunfo. Los que estuvieron hoy cada uno en su estilo y acorde a sus posibilidades. Toreros honestos, pero que cuando sale el toro bueno evidencian sus limitaciones.

Juan José Padilla estuvo correcto con el primero. Un toro con clase que se vino arriba en banderillas. El de Jandilla con la casta justa y ese punto de mansedumbre que le permitía abrirse en la muleta. Padilla lo metió en el engaño por doblones. Fue bueno el inicio, pero no hubo más. Al buen cuarto lo recibió a porta gayola. Lo que siguió fueron tres largas cambiadas de rodillas y un remate en los medios que calentaron los tendidos. La clase del toro propició un duelo de quites. "El Fandi" por zapopinas y Padilla por faroles. El toro galopó y embistió con ritmo. Padilla en lo suyo no hizo romper la faena. La estocada fue buenay el púbico pidió la oreja a lo que la jueza hizo caso omiso.

David Fandila "El Fandi" estuvo como siempre variado con el capote y espectacular en banderillas, que esta tarde compartió el tercio con sus compañeros de terna. Su primero mostró movilidad. Fue fijo y repetidor, pero sin clase. Transmitió muy poco. Su segundo fue bravo y encastado. A este lo toreó bien de capa. El toro tuvo clase y un temple innato. No necesitó mucho castigo. En la larga distancia el toro arrolla. Así lo citó Fandila de rodillas en el inicio de faena y se llevó un puntazo profundo. El toro es bravo y codicioso. "El Fandi" por momentos lo toreó bien mandando en la embestida. La espada desprendida fue motivo para que la jueza no le diera la oreja que el público pidió mayoritariamente.

Manuel Escribano tuvo lo peor del lote y ambos fueron recibidos a porta gayola. Su primero se quedaba corto y no tuvo recorrido. Escribano lo encimó y lo terminó por ahogar. La fijeza y clase del sexto auguraba buenas cosas.El toro bumilla y va metido en el engaño, lástima que se paró muy pronto. Fue bueno mientras duró. Abrevió Escribano.
Foto: Plaza de Toros de Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario